Los números de la obesidad infantil en México.

La Universidad de Guadalajara realizo un estudio sobre hábitos alimenticios en niños de 6 a 13 años ante el problema de salud que la obesidad representa en nuestro pais  y nos muestra estos interesantes datos:

El 88% de los niños respondieron que prefieren comer alimentos preparados en casa. Sin embargo para muchos padres es mejor no cocinar,debido a la falta de tiempo.

El 78% aseguró tener gusto hacia las golosinas de manera diaria, y consumirlas dentro de sus escuelas.

El 60% de los padres e hijos dicen que el niño tiene permiso de comer golosinas, siempre y cuando no se exceda (¿Cuanto es excederse?)

El 45% dicen que los papás se las compran y el 70% de los niños dicen que ellos se compran las golosinas solitos.

Así también, el 40% de los padres dicen que si su hijo les pide dinero para golosinas, se lo dan, argumentando que son niños y comerlas es parte de serlo.

Hablando del reforzamiento, en los resultados se puede observar que un 30% de los niños ven que hay discusiones a la hora de la comida mientras que el 40% de los padres aseguró lo mismo. Las cantidades fueron casi similares, pero se nota que un 10% de los niños ocultó el hecho. Al decir esto, se puede suponer que el niño lo oculta porque es algo que le incomoda, refiriendo así que las discusiones a la hora de la comida son un reforzamiento negativo para él.

El dato que viene a continuación es importante: un 51% de niños reportaron sentirse tristes cuando sus padres los regañan, mientras que un 14% de los padres dijeron que notan que a sus hijos les afecta emocionalmente ser regañados, al momento de la comida.

En cuanto a quejas con la figura, el 33% de los niños dijo sentirse gordito, mientras que el 24% de los padres dijeron que han escuchado que sus hijos se quejen de su figura. Aunque a simple vista pareciera una cantidad pequeña, pero considerar que una tercera parte de la población infantil se siente gordito es un dato de cuidado, y más si la cuarta parte de los niños se lo externan a los padres, puede implicar que de verdad estén sintiéndose en descontento con su cuerpo, lo que resulta algo negativo apara su bienestar emocional y tal vez social.

El 35% de los niños dijeron también que sus papás los regañan por comer poco o no comer.

Como podemos observar, la alimentación no solo es problema de los pequeños, sino que la actuación de los padres en ella es muy importante para jugar papeles en cualquiera de los dos sentidos a favor o en contra del propio niño, recuerdo como en algún viaje por Europa me llamo la atención las regulaciones que existen en países como España y Francia sobre este tema y observe con gran beneplacito como en un establecimiento de una de la principales cadenas de hamburguesas en el mundo (la de la M) sustituían las papas fritas de mi hija por una bolsita de trozos de manzana, lo cual fue una excelente acción. Esperemos en Latinoamérica los gobiernos ayuden con este tema que puede convertirse en un problema grave de salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s